‘Captain Marvel’ brilla pero no explota

‘Captain Marvel’ brilla pero no explota

junio 10, 2019 0 Por wpadmin

Captain Marvel es el 21º filme lo que se llama Universo Marvel (Marvel Cinematic Universe o MCU). El MCU comenzaba en 2008 con Iron Man y nos dejó a la espera de más el año pasado con Avengers: Infinity War, Una entrega devastadora por la pérdida de algunos personajes antológicos y con la historia totalmente en el aire. Antes de resolver con la esperadísima Avengers: Endgame, el universo necesitaba desarrollar dos personajes que podrían ser básicos en la resolución final de la aventura. En primer lugar, el verano pasado estrenaba Ant-Man and the Wasp, que avanza algunas cuestiones físicas que podrían ayudar a los héroes en cuanto al Quantum Realm. En segundo lugar, Captain Marvel nos presenta un personaje que a estas alturas todo el mundo ya sabe que será clave en la resolución de la guerra con Thanos.

La trama se ambienta en los años noventa y cuenta la historia de Carol Danvers, una piloto del ejército estadounidense que se ve immiscida en una guerra galáctica entre dos razas alienígenas: los Kree y los Skrull. En el eje temporal Marvel, esta trama es muy anterior que las otras películas, lo que nos ofrece ciertas ventajas, como mostrarnos un joven Nick Fury justo antes de iniciar su proyecto Avenger.

Por los menos leídos en cómics, un poco de historia: el título Captain Marvel ha ido cambiando de manos desde el origen, e incluso ha pasado por diferentes sellos, ya que si bien inicialmente el personaje era un muchacho llamado Billy Batson creado por Fawcett Comics (justamente en abril estrenará Shazam!, Su historia), La sospechosa semejanza de este personaje con Superman hizo que DC entrara en litigio sobre plagio, y cuando finalmente los jueces dieron la razón a los de DC, el nombre del personaje quedó en una especie de limbo publicador, que Marvel aprovechó para apropiárselo (o recuperarlo, según se mire) para aplicarlo a un nuevo personaje, el capitán Mar-Vell. A partir de ahí, diferentes personajes (tanto hombres como mujeres, ya que en inglés captain es una palabra sin género) van tiene este título: Monica Rambeau, Genis-Viejo, Phyla-Viejo, Khn’nr o Noh-Varr. No es hasta 2012 que Carol Danvers recoge el título de Captain Marvel, hasta entonces conocida como Ms. Marvel, otro cargo que también había ido pasando por diferentes personajes, por cierto.

Lógicamente, la película no explica todo este lío de titularidades, pero saberlo hace que se puedan apreciar un par de guiños con los nombres de algunos personajes, que hacen referencia a este laberinto de nombres y personajes. Saber un poco de historia nunca viene mal para entender el futuro, aunque sea una historia de ficción y de momento los malos de nuestra historia real no sean alienígenas (aunque algunos lo parezcan).

La película se estrenó el 8 de marzo pasado y parece que está estableciendo récords de cifras en las taquillas, lo que no me interesaría mucho si no fuera por las bajas expectativas que algunos energúmenos pronosticaron. Parece que la estrategia publicitaria con algún toque feminista que empleó Marvel no gustó ciertos sectores de la población masculina, con bajas concentraciones neuronales, que llamaron al boicot. Y digo estrategia publicitaria para que después de 20 películas estrenadas, que ésta sea la primera con protagonista femenina y con una directora (codirectora si nos ponemos exigentes) no me parece que defina una productora con una política especialmente igualitaria, por mucho que el estrenen un 8M o la actriz haga un par de comentarios que ya deberían estar superados en el siglo XXI. Yo soy de la opinión que el simple hecho de que una trama esté protagonizada por una mujer no hace que sea ni deje de ser feminista, pero en el mundo de los superhéroes parece que la cosa va a otro ritmo y los pequeños gestos se valorarán . Al menos han tenido la deferencia de no poner tacones altos en la Brie Larson, que siempre mejor para correr y repartir leña entre alienígenas, aunque eso de poner I’M justo a girl como música de fondo en una de las peleas más intensas dice bien poco de las horas que han dedicado al tema.

Dicho esto, el hecho de que la heroína de la trama sea una chica, no tiene ninguna repercusión específica en la historia, ni buena ni mala. Es una historia más del MCU en que se nos presenta un personaje que por los motivos que sea adquiere unos superpoderes, casi siempre sin proponérselo. Y en el caso de Carol Danvers estos poderes no son poca cosa! Precisamente una de las cosas que he echado de menos a Captain Marvel es exprimir más el potencial del personaje, que para mí no acaba de sacar partido al poder que tiene, ya sea en momentos de descubrimiento o prácticas (casi inexistentes) o en escenas de acción, que se resuelven con fuerza simplicidad y casi con precipitación . El aprendizaje para el uso de su poder en la Carol no necesita, ya que por la forma en que se cuenta la historia ya viene un poco enseñada de casa y se sale de maravilla sin practicar mucho. La verdad es que más bien la película nos muestra como la heroína se ve obligada a descubrir su parte humana y sus relaciones que no su condición de heroína.

Brie Larson da credibilidad al personaje, con una imagen poderosa y segura, pero capaz de dar toques de humor y alguna pincelada emotiva cuando es necesario. Va acompañada de magníficos secundarios, sobre todo Samuel L. Jackson, Un socio de lujo con quien se crea una relación fuerza carismática y que redescubre un Nick Fury joven (rejuvenecido en parte por los efectos especiales), mucho más gracioso y fresco que en las otras películas. Ojo que también hay que hablar de un gato, en Goose, que se mete al público en el bolsillo ya que es el protagonista de los mejores gags de la película y que puede tener un papel importante en el desarrollo de la historia. La amiga de la protagonista y su hija (Lashana Lynch y Akira Akbar) Ayudan a centrar el personaje en su humanidad y lo hacen de maravilla, especialmente la pequeña.

A partir de aquí, tenemos un grupo de secundarios que prometían mucho y no acaban de arrancar, como un Jude Law que podría haber sido el Jude Law que yo me esperaba: sutil, elegante, profundo, morboso, pero pasa sin pena ni gloria con un personaje difícil de defender, vale decir. Los skrulls podrían haber dado mucho juego por sus habilidades y acaban convirtiéndose en el típico puñado de aliens insípidos que aparecían en algunos capítulos de Star Trek, Cada uno pintado de un colorete y con una textura, pero que no acaban de interesar del todo. Annette Bening llena la pantalla, pero no tengo claro si aguanta mucho más que su entrada en escena.

Los efectos especiales son los que se esperan de una película de la saga, bien hechos y espectaculares a ratos, en algún caso tan excesivos que no nos dejan ver por donde van los palos (he aprendido que las peleas a golpes de puño gustan los fans, y yo me fijo). Contrastan con unos escenarios algo repetitivos y más bien feúcho, comparados con otras entregas de la colección. Como anécdota, alguien ha querido encontrar una metáfora en el aterrizaje forzoso de la protagonista en nuestro planeta, justamente reventando el techo de una conocida cadena de videoclubs estadounidense.

En definitiva, Captain Marvel nos hace disfrutar, es divertida y necesaria por muchos motivos, pero deja cierta sensación de trámite, de llenar los vacíos sin toda la ilusión que podríamos esperar de un personaje que promete que será definitivo, pero que nos presentan con cansancio y poca originalidad. Tampoco era buena la presentación de Thor, Film similar en muchas cosas, pero que después arranca y se integra a la MCU de manera magnífica. Esperamos que sea el caso de la capitana, y que luego brille como se merece acompañada de los héroes originales o en sus propias aventuras.