Se Honesto en las Entrevistas de Trabajo

Hay una diferencia entre contar una historia resaltando lo positivo para hacer que suene
mejor y mintiendo al entrevistador. Es raro que una empresa no lleve a cabo la referencia
que le hayas dicho y se ponga en contacto con tu antigua empresa.

Hay muchas maneras de meterse en problemas durante una entrevista y mentir es la más grave.
Las mentiras comunes que se dicen incluyen títulos educativos que uno no tiene, diciendo que
eres un gerente cuando en realidad eres un responsable de equipo y te atribuyes el mérito de un proyecto que fue completado por un compañero de trabajo. Todas estas cosas pueden hacer que suene bien en el momento de la entrevista, ¿pero qué pasa si el entrevistador habla con tu jefe sobre el proyecto estelar que llevaste a cabo para la compañía cuando en realidad no eras tú. Tu jefe no va a mentir por ti y si estabas en la candidatura para el trabajo, ya no lo estarás más.

La mejor manera de manejar estos escenarios es decir la verdad pero poniéndote en la mejor posición.
Tal vez fuiste parte del proyecto, en su lugar dile al entrevistador el papel que desempeñaste y
y compartir el éxito del proyecto en su conjunto. Un empleado que puede reconocer y compartir
el éxito en los demás es preferible a uno que no dice la verdad o que quiere todo lo demás.
crédito para ellos mismos.

También puedes “darle la vuela” a tus defectos.  Muchas empresas suelen preguntar por algún defecto tuyo. Es una pregunta muy peliaguda ya que nadie es perfecto y depende que defecto digas puedes quedar descartado del puesto. Personalmente suelo decir que soy bastante terco pero eso me ayuda a conseguir mis metas. Siempre que me propongo un reto pongo todas mis fuerzas en alcanzarlo.

Esto no significa que tengas que compartir todo lo que no te ponga en una situación positiva.
La clave es ser honesto y sólo traer ejemplos que van a resaltar sus talentos e historia laboral de la mejor manera posible. No reclames ni digas
cualquier cosa que no pueda ser respaldada por tus referencias.

Estrés en el trabajo

Porque el estrés no es bueno para tus empleados.

Demasiadas compañías apuestan por tener una cultura de látigo y alta presión para impulsar su éxito financiero.

Pero una amplia y creciente cantidad de investigaciones sobre psicología organizacional positiva demuestra que no sólo es un ambiente de irritabilidad para la productividad con el paso del tiempo, sino que un ambiente positivo conducirá a beneficios espectaculares para los empresarios, empleados y el resultado final.

Aunque hay una suposición que el estrés y la presión empujan a los empleados a realizar más, mejor y más rápido, lo que las organizaciones despiadadas no reconocen son los costos ocultos incurridos.

Continue reading