‘Destroyer’, Nicole Kidman omnipresente

‘Destroyer’, Nicole Kidman omnipresente

junio 10, 2019 0 Por wpadmin

Finalmente ha llegado la versión femenina del policía hecho polvo, que no sigue ninguna norma y que sólo luchará para conseguir su objetivo. Destroyer, Dirigida por Karyn Kusama (The Invitation), Nos presenta Erin Bell (Nicole Kidman) Ex agente del FBI que ha ido a menos y que trabaja de inspectora de policía con desgana y sin mucho compromiso hacia sus compañeros. Este tipo de personaje está bien establecido en el ambiente masculino, tales como Harry Callahan o en David Mills, pero para mí Erin se parece más a Porter, aunque no es poli, interpretado por Mel gibson el film Payback (1999). Ambos tienen en común que planean y cometen un atraco y que a partir de ahí hay unas ganas de venganza evidentes que los conducirá hasta las puertas de la autodestrucción.

Karyn Kusama construye el film como si fuera un puzzle, nos va mostrando piezas de varios espacios temporales para poder ir creando una historia que en algunos momentos crees que podría ser lineal, pero tal y como ya hizo en su anterior film, al final te regala una pequeña sorpresa. El peso argumental del film recae en el protagonista principal y, por tanto, en su actriz. No hay ni una sola escena en la que no esté presente el Erin. Siempre viviremos lo que ella siente, no nos dejarán margen para oxigenar seleccionados de su presencia tóxica y depresiva. Afortunadamente también es una agente de policía terca, dura, violenta, imparable. Este comportamiento bipolar entre la depresión y la rabia conforman un personaje que costará olvidar.

Mientras miraba el film me venían a la cabeza unas cuantas cosas que hacen grande el género policial. La primera son esas ganas de algunos de infiltrarse en bandas peligrosas para poder atraparlos. Que no ven que siempre acaban mal? Y aunque esas ganas de buscar el peligro! Supongo que la adrenalina engancha y no pueden parar. A Destroyer no sólo están las ganas de vivir al límite del peligro en nombre de la justicia, sino que también se plantea cuál es el objetivo principal de los miembros de cuerpos de seguridad, el beneficio propio o el colectivo. Por lo tanto, también vuelve a aparecer la corrupción, siempre presente en cualquier historia policíaca que se precie. También es imprescindible la relación entre compañeros, para que las pequeñas tramas que se construyen en partir de esta relación son las que nos ayudan a conocer las intimidades de los protagonistas, sobre todo aquellas relacionadas con culpa.

Sólo como anécdota volvemos a ver Nicole Kidman como masturba uno de los personajes del film, como hizo a The Killing of a Sacred Deer, Si vuelve a pasar en un filme cercano dejará de ser una coincidencia y tendremos que investigar a fondo. Por ahora lo dejamos aquí. Su personaje, Erin Bell, se une a la última oleada de mujeres que toman la bandera del empoderamiento, hemos hablado con títulos como Revenge o Assassination Nation, Y me doy cuenta que lo hacemos cuando hay una historia de venganza contra el macho dominante. Ahí el dejo.