‘Glass’, el vaso medio lleno o medio vacío?

‘Glass’, el vaso medio lleno o medio vacío?

enero 29, 2019 0 Por wpadmin

No soy la persona indicada para hacer este post. La falta de efectivos en Los Bastards me obliga a hacer el artículo de Glass. Un artículo que habría sido más exitoso si la escribiera un entusiasta del mundo de los cómics de superhéroes. He aquí mi opinión: las películas de superhéroes con pocos personajes suelen obtener un mejor resultado cinematográfico, porque tienen que esforzarse en construir una historia más solvente. Las que acumulan héroes a torcido y derecho se valen del recurso visual como emblema esencial. Estoy convencido de que esta opinión la mayoría de vosotros no la comparta, ya que piensen que cuanto más mejor, y no siempre es así. Debo confesar que mi película favorita de este género es el Hulk, De Ang Lee. Todo dicho.

La trilogía dirigida por Michael Night Shyamalan es un ejemplo claro de lo que os digo. arranca con el protegido, Un film excelente, redondo. La historia nos atrapa desde el primer momento y el guión avanza con paso firme para ir construyendo un argumento que termina con un clímax inesperado. Todo ello focalizado en una lucha entre el héroe y el malvado, con las típicas dudas existenciales de uno y los delirios de grandeza del otro. La segunda parte, múltiple, juega con la sorpresa de no saber que forma parte de el Protegido y apuesta por el terror más puro con una lucha entre el bien y el mal que conviven dentro de la misma persona. Cierra la trilogía Glass, En la que confluyen todos los personajes de los filmes anteriores y que sirve para poner el lazo y cerrar definitivamente (o no) la historia.

Glass gustará, supongo, a todos los lectores de cómics de superhéroes. Aunque en algún momento busca ridiculizar el producto, mayoritariamente, es un homenaje hecho con amor hacia las historias gráficas. Si el maestro Tarantino quiso hacer su tributo personal a las novelas cortas a Pulp Fiction, Shyamalan hace lo mismo pero con los cómics en esta trilogía, y sobre todo a Glass. Visualmente es perfecto, utiliza muchos recursos y planes casi imposibles. Además hay mezcla imágenes de los dos títulos precedentes, que despiertan la nostalgia cinéfila que tanto nos gusta. Lástima que para llegar al final tengamos que tragar demasiado paja. Recordando esto mientras escribo estas líneas no me lo parece tanto, pero en ese momento sé que miré el reloj un par de veces. Y eso es una mala señal.

Como no soy un seguidor de los cómics, no habré entendido la mitad de los referentes ni los detalles los que hacen templar duro los frikis de turno. Por eso hice un chapuzón por Twitter y vi cómo las grandes mentes pensantes expertas en cine opinaban de Glass. He llegado a una conclusión: la mayoría deberían hacer sesiones grupales como la de la película, con una terapeuta que les hiciera entender que no son supercríticos, que todo es un delirio de grandeza. En el fondo opinamos y suficiente, los unos con modestia y los otros desde la soberbia, los unos con criterio y la mayoría lo hacemos tal cual. Seamos honestos y reconozcamos que si los críticos tuiteros son los héroes, también debe haber los antihéroes, porque según Shyamalan coexistimos juntos. A qué bando situamos Los Bastards?

PD: La aparición de Shyamalan el film es demasiado larga, la frase final da vergüenza ajena. Digno de un Coelho cualquiera. Una lástima.