‘Homecoming’: Julia Roberts por la puerta grande

‘Homecoming’: Julia Roberts por la puerta grande

noviembre 17, 2018 0 Por wpadmin

si cogemos Sam Esmail, Un director y productor que siempre busca la excelencia, Julia Roberts, Que es de las últimas en girar los ojos en la pantalla pequeña, y un podcast exitoso, ¿qué tenemos? Pues eso, Homecoming, La nueva serie deAmazon.

Homecoming está ya en la cartelera yfunciona con dos líneas temporales bien definidas visualmente:

En lo que sería el pasado de la historia, y que se sitúa en el año 2018, nos muestra Heidi Bergman (Julia Roberts), directora del Homecoming Transitional Support Center, un centro de ambiente relajado y familiar donde llegan veteranos de guerra para tratar las secuelas que puedan tener: ansiedad, paranoia, insomnio … y poder reinsertarse en la vida civil sin demasiadas dificultades. Uno de estos veteranos es Walter Cruz (Stephan James). Entre él y Heidi se establece una complicidad que va más allá de la relación terapeuta-paciente.

La segunda línea temporal nos sitúa cuatro años más tarde, lo que sería el 2022, el presente para la serie, y nos muestra Heidi trabajando de camarera en un restaurante de su ciudad natal, viviendo con su madre (Sissi Spacek) Y sin recordar nada de su anterior trabajo en Homecoming. En esta línea encontramos a Thomas Carrasco (Shea Whigman, Waco), Un funcionario del departamento de defensa que se encarga de investigar una queja contra Homecoming hecha por la madre de Walter.

Y si Homecoming es una gran serie es, sobre todo, gracias a la dirección de Sam Esmail y su montaje. Esmail conoce perfectamente las posibilidades del medio y no duda en hacer uso con los encuadres descentralizados marca de la casa, a veces claustrofóbicos, los primeros planos, los zooms lentos, muy lentos, los planos cenitales y las simetrías. El montaje de los capítulos también es maravilloso, con particiones de pantalla y cambios de sonido cuando se habla por teléfono, diferentes formatos y texturas para las diferentes líneas temporales (panorámico por 2018, vertical, como si estuviéramos mirando la pantalla de un móvil, por 2022) y narraciones en paralelo (de bandera el capítulo 8, siguiendo Carrasco por un lado y Heidi por el otro). El guión es preciso en las respuestas. Todos los misterios se resuelven, el destino de los personajes principales queda revelado y no necesitan varios vídeos de YouTube con explicaciones para entender qué pasó.

Capítulo aparte merece la banda sonora. Al igual que hacía Hitchcock, utiliza la música para dar tensión al simple hecho de subir una escalera o de caminar hacia la recepción. Además, aprovecha para rendir homenaje a Kubrick, Hithcock, a Brian de Palma, A todos los grandes. Durante los 10 caítols suenan piezas de Marathon Man, Vértigo, 2001: A Space Odyssey, Capricornio One, Carrie, The French Connection, The Conversation, The Thing, The Fog, Three Days Of The Condor, Christine, Barry Lyndon… Sam Esmail pidió expresamente utilizar estas piezas, con el sobrecoste de derechos que suponía.

Y si la dirección es maravillosa, las interpretaciones no lo son menos. Julia Roberts, de quien reconozco que no soy ningún fan y que, por norma general, me cansa, es el principal reclamo de Homecoming. Encarnando a Heidi Bergman presenta candidatura a los premios de la industria. Shea Whigman, que da vida al agente Carrasco, encarna un funcionario gris y aburrido, cansado de que el ridiculicen, que tropieza cada dos por tres y que lo único que quiere hacer es su trabajo bien hecho. Gracias a la buena interpretación que hace de este personaje podemos empatizar con él y su lucha.

Pero si hay una interpretación que se tenga que destacar por encima de todas es la de Bobby Cannavale, Que encarna a Colin Belfast, el jefe de Heidi en Homecoming. Colin es un personaje que va cobrando vida y protagonismo a medida que transcurren los capítulos, convirtiéndose en un ejecutivo de baja categoría sin escrúpulos y manipulador (nuevamente, en el capítulo 8, Colin, en el enfrentamiento con Carrasco, se muestra como es realmente), un hombre que se cree por encima de los demás y caradura que desprende magnetismo y soberbia.

Homecoming aborda temas controvertidos para el público estadounidense, con un enfoque en la rehabilitación de los veteranos de guerra y la falta de consideración del gobierno para estos soldados, que se envían a los campos de batalla con inversiones millonarias y se enfrentan a la abandono de estos cuando vuelven a la sociedad. La forma en que el malvado personaje de Cannavale ve estos tratamientos es una crítica evidente de este sistema.

Julia Roberts no podía elegir mejor su primera incursión en el mundo de las series. Homecoming (Que ya ha renovado por otra temporada) tiene grandes interpretaciones, una historia bien planteada, de capítulos cortos (los 10 capítulos de que consta la serie duran entre 25 y 35 minutos) que invita a verlos de nuevo, una dirección maravillosa y una banda sonora que es una homenaje al clásicos del thriller y el terror.