‘Maniac’: de todo y bien

‘Maniac’: de todo y bien

octubre 30, 2018 0 Por wpadmin

Cuando imagino Cary Joji Fukinaga (true Detective, Jane Eyre) En el momento de recibir la propuesta para dirigir la serie Maniac, Lo veo riendo y contento como un niño al día siguiente de la noche de Reyes. Es una gran oportunidad para demostrar su solvencia a la dirección, ya que los diez capítulos son completamente diferentes entre ellos y tocan varios géneros cinematográficos, siempre desde la comedia más ácida y poniendo la mirada en el cine de acción, el de gángsters , el género fantástico o el drama, por ejemplo. Maniac -que se puede ver en la plataforma Netflix– está basada en una serie noruega del año 2015 y mantiene el equipo de guionistas original. Es difícil explicar la trama sin hacer un mal favor a los estimados lectores, ya que lo más interesante es ir descubriendo capítulo tras capítulo que nos quieren explicar.

Las personas que quieran una historia sencilla y lineal, sin muchas complicaciones y sin tener que masticar mucho, no es necesario que empiecen Maniac. El primer capítulo arranca con la presentación de los dos personajes principales, el Owen (Jonah HillThe Wolf of Wall Street, Moneyball) Y Annie (Emma StoneLa La Land, Birdman). Los podríamos considerar lo que ahora se etiqueta de inadaptados, de aquellas personas que no pertenecen a este mundo y que deben ser escondidas y utilizadas sólo por el bien común de los normales. El trasfondo de la historia no es lo más relevante, si sólo apueste por el divertimento, pero si quieres entrar en el tema central es una propuesta para explicar la pérdida, la adaptación a nuevas situaciones inesperadas y una crítica a los tratamientos de las enfermedades mentales.

Los dos protagonistas aceptan participar en un experimento para probar un nuevo medicamento para curar cualquier trastorno mental. Como se dice vulgarmente «hay más fuera que dentro” y los científicos encargados del experimento tienen una mala gestión de todo ello, son los más estrambóticos de toda la auca. Analizando la parte más psicológica, me decanto por la descripción que hace de la culpa o del sentimiento de culpabilidad, como prefiera. Presenta esta culpa como algo que el individuo considera necesaria pero que le imposibilita seguir adelante hasta que la afronta. Annie tiene que dar muchas vueltas antes de encontrar el camino para deshacerse de la culpa, mientras que el Owen es tan buena persona que se siente culpable constantemente, porque nunca está seguro de haber hecho lo correcto.

Yo de vosotros no miraría más de un capítulo de Maniac al día, así la sirve y digerir como toca, sin problemas de indigestión y con la calma necesaria. De este modo encontrará que es una serie excelente. Ahora bien, por empacho haréis un viaje tan psicodélico que la dejará a medias.