Michael Jackson, el osucro documental

Michael Jackson, el osucro documental

marzo 19, 2019 0 Por wpadmin

Leaving Neverland, El documental de HBO de cuatro horas de duración, deja en evidencia lo que todos sospechábamos; Michael Jackson era un pederasta. Y los peores.

Algunos saldrán con la presunción de inocencia o que nunca fue condenado por estos cargos pero tampoco lo fue Jimmy Savile, El presentador de la BBC de Top of the Pops y que abusó de más de mil niños aprovechando el poder de la fama, y ​​que nunca fue condenado. Todo el mundo callaba, o lo arreglaban con dinero. Un tema recurrente en este universo de pedófilos.

Corey Feldman, En su libro autobiográfico Coreyography (2013), que no aparece en el documental, ya denunció como él y su amigo también actor Corey Haim fueron repetidamente acosados ​​sexualmente cuando eran niños en Hollywood. En uno de los capítulos habla de su amistad con Michael Jackson. Lo que afirma es exactamente lo que expone el documental; por él Jackson era como un hermano mayor, afable y juguetón, que le gustaba quedarse en la habitación a dormir con él, aunque asegura que no la había tocado nunca, a pesar de haber pasado un año con el cantante dentro de este mundo de hadas en Neverland (Mansión y terreno propiedad de Jackson de 1.100 hectáreas), hasta que se cansó y sustituyó en Corey por otro niño más joven. Para jugar, claro. Todos lo sabemos.

No podemos estar seguros si en Corey miente o no -ahora dice que ya no lo puede defender más después de haber visto el documental-, pero dormir en la cama de Michael a puerta cerrada era una práctica conocida entre los niños de familias del sur de California y por los medios de comunicación. Algunas entrevistas de en Corey respecto: cadena CNN, HLN.

Recuerdo el año 91 como uno de los hermanos de los amigos del grupo con quien iba cuando pasé un trozo de mi existencia a San Diego, California, nos explicó que había pasado la noche con el actor invitado todo un fin de semana en el rancho Neverland. Nos aseguró que no la había tocado, no, claro, un niño de poco más de doce años. Todos hicimos respirar con tranquilidad; el cantante de los hits thriller, Say, Say, Say o Billie Jean no podía ser un pederasta. No. Sólo era una manía excéntrica de un adulto que quería continuar sintiéndose niño. Todo muy correcto. Todo muy claro.

A Leaving Neverland las denuncias se centran básicamente en dos personas, Wade Robson y Jimmy Safechuck, Que explican con pelos y señales las relaciones sexuales con el cantante cuando sólo tenían entre 7 y 14 años. Sus testimonios se acompañan con material inculpatorio como cartas, faxes, anillos de compromiso -sí, con uno de los niños- o vídeos del cantante, además de entrevistas con amigos y familiares de su entorno, que apuntalan la angustia del trauma. Aunque la familia Jackson siempre ha estado al lado del cantante, su hermana Latoya Jackson ya manifestó en 1993 su disgusto cuando veía que compartía cama con menores; calificaba el hecho de crimen, como puede ver en esta entrevista, opinión de que no se ha retractado nunca.

Las leyes ahora han cambiado y visto todo con los ojos de 2019, ningún padre con cordura dejaría a su hijo en la cama de un adulto toda una noche (o más de una noche) por muy famoso que fuera. Y aquí entra la responsabilidad de los padres de estas víctimas, que ahora aparecen en Leaving Neverland como si no hubieran sabido nada, extremo que a mí me cuesta mucho digerir, y también a los espectadores que han visto el documental.

Leaving Neverland acaba con las sobrecogedoras secuelas -tanto sexuales como de funcionamiento social y psicológico- que atraviesan los adultos que han sido abusados ​​sexualmente cuando eran niños. Y uno que es y ha sido un pacifista convencido toda la vida, termina buscando sillas eléctricas para Amazon, Después de las cuatro horas de documental, para ver si se pueden usar para acabar con este tipo de enfermos mentales.

Y no, no frivolizar.

Nota final: La polémica está servida. Los fans incondicionales de Michael Jackson afirman que todo es un montaje -o una teoría conspirativa, que tanto está de moda- de los dos adultos que ahora quieren hacerse de oro. Escuche sólo esta entrevista, Que no aparece en Leaving Neverland, Cuando el periodista quiere saber por qué esta manía de un hombre de 44 años de dormir con niños. Con la respuesta que Michael le da, ya vamos bastante servidos.

También, si desea indagar más sobre el caso, tiene una hora del programa deOprah Winfrey con las dos víctimas y opiniones de psiquiatras sobre la pedofilia y el comportamiento compulsivo de los pedófilos.

Aunque es un documental de la HBO, puede ver a Movistar, que ha adquirido los derechos. De momento no hay fecha para verlo en HBO.