‘Polar’: asesinos, culos y mucha sangre

‘Polar’: asesinos, culos y mucha sangre

enero 29, 2019 0 Por wpadmin

Mezclar toneladas de sangre con humor y una buena historia sin salir mal parado es un reto del que pocos salen. el gran Tarantino es un claro ejemplo (tenga en cuenta que poco que he tardado en mencionarlo) y no siempre lo ha conseguido. Una servidora, que no es especialmente fan del pulp ni de los excesos, se acerca a este tipo de películas con un puesto escéptico pero esperanzado, ya que no sería la primera vez que encuentro un buen entretenimiento o, por qué no, una gran obra.

polar nos cuenta la historia de Duncan Vizlant (Mads Mikkelsen), Un asesino profesional que ya está a punto de disfrutar de su jubilación y se retira a la fría y nevada Montana, donde conoce una misteriosa y frágil joven (Vanessa Hudgens) A quien intenta proteger. Cuando el jefe de la organización para la que trabaja (Matt Lucas) Decide que puede suponer una carga para el negocio, envía un grupo de asesinos jóvenes y implacables para eliminarlo del mapa.

La película se basa en un cómic del valenciano Victor Santos: Polar: Came from the Cold, Primera parte de una trilogía publicada online, de que después Dark Horse -productores también de la película junto con Constantin Films- hizo versión en papel. El Black Kaiser es un personaje creado anteriormente (2009) por Santos para una novela gráfica del mismo título y que reaprovechó con una historia diferente. Los expertos dicen maravillas de la obra, atribuyéndose hay influencias de Frank Miller (Sin City) En el uso de la luz y los contrastes, para poner una referencia que también tiene paralelo cinematográfico.

El director, Jonas Åkerlund, Desde los ochenta que dirige videoclips, con nombres tan conocidos como Metallica, U2 o lady Gaga, Por citar tres al azar, y que el año pasado ya inició su estreno en la pantalla grande con la desconocida Lords of Chaos, Film de transición, podríamos decir, ya que los protagonistas son precisamente una banda de black metal. A veces el currículum nos marca, para bien o para mal.

Como yo siempre hago los deberes, he hecho un vistazo al cómic original, sobre todo por la curiosidad de ver de donde salen algunas escenas y personajes que me sobran. Y como todo en la vida, las cosas tienen una explicación. Efectivamente, el cómic no aparecen ciertos momentos torpes y excesivos más propios de un videoclip de Nicki Minaj que del tono oscuro y frío del resto del film, que además de sobrar a ello, dan un estilo irregular y lleno de grumos en la historia. por mucho pulp que nos ponemos y hacemos la vista gorda, hay algún momento de vergüenza ajena, un exceso de primeros planos de culos y tetas que sólo hacen gracia si eres un niño de 12 años y alguna salpicadura de sangre que sobra.

Podría pasar que los insufribles jóvenes asesinos y sus hazañas quieran ser un contrapunto al protagonista, un sobrio y taciturno Mads Mikkelsen que actúa con resolución y dignidad. La trama mejora cuanto más aparece él en la pantalla, junto con Vanessa Hudgens, que también hace un gran papel y aporta riqueza a la narración. Mención aparte merece Katheryn Winnick, Personaje de mujer fatal que llena la pantalla con su presencia y divinidad (su estilismo también es muy de videoclip, pero en el buen sentido), pero aporta poco a la historia, que queda totalmente desaprovechada, para mi gusto. El gran malo de la historia, interpretado por Matt Lucas, consigue un grado de despreciabilitat encomiable, pero demasiado caricaturesco.

La música corre a cargo del famoso DJ Deadmau5, Aquel que pincha con una especie de renacuajo de ratón y que hará las delicias de los fans de la música electrónica, aunque las escenas de acción más impactantes del film precisamente no tienen más sonido que los rasgos, los golpes y el jadeo de los protagonistas, un gran acierto a la hora de destacar la crudeza de lo que ocurre.

Si bien comienza flojita, la película mejora conforme avanza la trama: la historia va ganando en interés y las escenas de acción se vuelven más épicas y jugosas. No se puede negar que los toques de humor gamberro consiguen hacer reír a la sala en muchos momentos y que el conjunto es divertido, sobre todo para los adeptos a la acción. No espere el espíritu de Marvel, ni superhéroes rubios y musculados, porque esto va de asesinos rasos que van al médico, declaran impuestos y, eso sí, matan de mil maneras diferentes.