¿Qué es ‘The OA 2’?

¿Qué es ‘The OA 2’?

junio 1, 2019 0 Por wpadmin

Como cada domingo por la mañana, después de las obligaciones espirituales, voy al buzón para recoger la carta. El sobre marrón, con el sello de cera rojo en que se puede ver el escudo de armas delos Bastards, Lleva mi nombre. Lo llevo hasta la mesa del comedor mientras los primeros rayos de sol entran por la ventana de la calle. Tomo el abrecartas dorado y, con delicadeza, saco el papel con el encargo semanal. En el centro del folio sólo dos palabras y un número: The OA 2. El corazón me da un bot. No puede ser! ¿Por qué me ha tocado a mí? Mira que somos gente a la secta bastarda y me ha tocado a mí. Seguro que en la Fátima le habría hecho ilusión, incluso a en Vador, pero no! La segunda temporada de The OA es mía.

Tras el susto inicial y un poco de agua del Carmen para rehacer, me dispongo a ver la serie. Tengo que reconocer que la primera temporada me gustó mucho. Esta dicotomía entre la verdad y la imaginación, más las ganas de hacer entrar al espectador en el juego, me atraparon. Recogí la apuesta para entrar de lleno en las fantasías del grupo de inadaptados protagonistas y me sorprendió toda la trama, incluso el final, que lo encontré espléndido. Cuando llevaba tres capítulos de la segunda temporada deseaba que alguien me pasara un manual, como el que encuentran el matrimonio interpretado por Alec Baldwin y Genna Davis a Beetlejuice(1988) y así saber de qué están hablando. Como no entendía casi nada y la cosa empezaba a hacer bola, como aquellos bistecs resecos que nos hacían comer de pequeños y que encontrabas al día siguiente para el desayuno si no te la habías terminado. Tuve que hacer un esfuerzo para continuar, pero tenía el encargo delos Bastards y no podía desfallecer. La solución estaba en Twitter. Empiezo una encuesta para que elijan un título para el post y, desgraciadamente, gana el que tiene aquí. Por lo tanto, debo explicar qué es la segunda temporada de The OA. Si tuviera que definir en dos palabras diría: una gilipollez. Si tuviera que definir en una frase: es una gilipollez. Y si lo tuviera que explicar en un post: continúe leyendo.

Los amantes de las dimensiones paralelas y los cambios de lugar espaciales disfrutarán de lo lindo, porque la serie tiene la capacidad de combinar las dimensiones de manera comprensible además de hacer aparecer elementos más actuales, como los juegos virtuales, y terminar con un final de metaserie impactante. La duda que me genera es si con eso basta. Para mí no. Hacer enlaces entre personajes entre dimensiones ya lo hacían las hermanas Wachowski y Tom Tykwer a Cloud Atlas (2012); para ir creando espacios interdimensionales a partir del misterio y la acción ya tenemos Fringe o Sense8. Por lo tanto, a The OA le pedía un poco más. La primera temporada exploraba la locura, el trastorno mental y las dimensiones de la imaginación, en la segunda ya nos dice que realmente los personajes van saltando entre un mundo y el otro y se acercan al umbral del ridículo. Muchos de los detractores se quejaban de la coreografía animal que aprendían los protagonistas y que les servía para cambiar de dimensión. En esta aparecen un mini, y después macrorobots que hacen el trabajo. En este momento sentí vergüenza de continuar mirando la serie. El trabajo es el trabajo y por eso cobro, por lo tanto, terminé la temporada. Tengo que reconocer que en el capítulo final, en la que saltan en una dimensión nueva y sorprendente, pensé en la serie El salto (Quantum Leap) cuando el protagonista se convierte en un nuevo personaje y dice: «Oh, boy.»

En general la segunda temporada no me motiva, aunque reconozco que hay momentos interesantes y bien logrados, pero no es suficiente. Brit Marling y Zal Batmanglij demuestran que les encantan los temas existencialistas, ecológicos y sectarios. En algunos títulos anteriores queda claro: Another Earth (2012), The East (2013), The recordista (2007). Para mi gusto The OA 2 es un Barriga-barreig de todas sus parafilias que se entrelazan peligrosamente, sobre todo en el apartado ecologista, en la escena del pop gigante. Dicen que quedan tres temporadas más y que está pensada de manera global, sin improvisar, la seguiré otra temporada. Al menos, por si llega otro sobre marrón con el sello delos Bastards.