Quién es Sherlock Holmes? | los Bastards

Quién es Sherlock Holmes? | los Bastards

diciembre 17, 2018 0 Por wpadmin

Los mortales que tenemos una vida más o menos convencional con familia, amigos y Card cuando podemos porque es imposible pasarse ocho horas al día mirando series de televisión descubrimos Benedict Cumberbatch haciendo el personaje más famoso de Sir Arthur Conan Dolyle, Sherlock Holmes. En aquella serie no sólo nos fascinó la introducción de la tecnología en la edición del relato audiovisual, el ritmo del guión, los movimientos de cámara y el diseño de personajes sino que el impacto más bestia fue ver como este deshilachado actor inglés reinventaba uno de los personajes más representados (y conocidos) de la historia del cine y las series de televisión. Enciendo con el talento descomunal de Cumberbatch para enfundarse la piel de Holmes porque cuando has interpretado un personaje icónico con este magnetismo puedes arrastrarlo como una sombra de plomo toda la vida. Cambiar de piel puede convertirse en una quimera si la industria no ofrece papeles de nivel para hacerlo.

¿Cuánto tiempo tendrá que pasar para que Daniel Radcliffe (El actor que interpretaba Harry Potter a toda la saga) pueda hacer una metamorfosis que lo aleje de la varita mágica? Vamos al grano, volvemos a Londres, que estamos hablando de Cumberbatch y si nos despistamos acabaremos disertando sobre Emma Watson. A los primeros compases de Patrick Melrose (Serie de cinco capítulos producida por Sky Atlantic este 2018) el británico consigue hacernos olvidar el mejor amigo de Watson y nos sumerge en el infierno de un adicto a las drogas y el alcohol de la alta sociedad inglesa. Habituados a conocer desde el patio de butacas las pesadillas asquerosos y humillantes que deben soportar los humanos que se pegan al brown sugar es toda una sorpresa verlo hacer a un individuo que viste americanas de 1000 pounds y camisas de 500 a principios de los años 80. Desde el minuto cero sabes que estás ante un gran producto televisivo. Bad News, El primer capítulo, es la carta de presentación del personaje y el capítulo más redondo de los cinco. Cumberbatch se te mete en el comedor de casa y sobresale como actor.

A Patrick Melrose no espere encontrarse con el consumo glamoroso de cocaína de la posh people de Londres. La aguja fría entrando en la piel del personaje es la cara más cruda de una droga que ha enviado miles y miles de personas a descansar eternamente en la cama de madera. La trama no va por ahí pero. O va por ahí un rato, pero en realidad la droga es la excusa para explicar el porqué de esta poliadición. Patrick Melrose no es el típico rico que aburrido de tenerlo todo se gasta el dinero de sus progenitores en sustancias ilegales. El consumo desbocado sirve para que con mucha delicadeza narrativa, pero con sacudidas que necesitarías llevar puesto un cinturón de F1, conozcamos porque la autodestrucción es la manera que tiene el protagonista de hacer viajar la mente a otros mundos. La heroína es la lejía que intenta lavar los recuerdos constantes y obsesivos que le han provocado los abusos sexuales de su padre cuando era un crío.

el director Edward Berger nos deja al final de este primer acto con mono de más. Qué cínico más delicioso! Este camello de la pequeña pantalla sabe que tiene cuatro capítulos por delante para darnos la dosis justa para poder construir el rompecabezas. ¿Quién es el personaje, quien era su padre, como fueron los abusos, en qué contexto, como lo vivió el niño, como le afectó de gran, etc. Pim, pam. Dale al play y directo a la vena. Never Mind, Some Hombre, Mother ‘s Milk y At last son un viaje a la madurez del actor. Los capítulos saltan adelante y atrás sin descanso.

Vemos los ojos de su padre y en ellos el agujero negro en el que ha entrado el inocente Patrick. Nos queda la boca pastosa de los silencios de la casa de los horrores mientras no podemos evitar reír del patetismo de una alta sociedad que tiene fecha de caducidad. Durante los cinco capítulos Patrick Melrose lucha como puede contra el fantasma de su pasado para evitar convertirse en un monstruo como su padre. Y vamos más allá. No rehuimos el dilema de la víctima y el verdugo. Muchos de los monstruos que como sociedad hemos decidido encarcelar son hijos castigados por sus progenitores que el sistema no ha sabido encontrar una salida para que crecieron en entornos pobres? Esta serie habla de poderse mirar cada mañana en el espejo y no ver la imagen del hijo de puta de tu padre.

También os podría explicar que Patrick Melrose hace un retrato amargo de la monarquía del Reino Unido, que el infierno tiene salida de emergencia, que se pueden hacer unos whiskys con Lucifer y reconducir la vida, que los silencios familiares son las heridas más importantes que todos llevamos en el alma y alargarme con otros temas como que toda la historia está basada en las novelas semi-autobiográficas deEdward St Aubyn (Según la Wikipedia, porque me niego a hacer ver que conocía este autor). Y como es la primera crítica de cine que hago en mi vida y desconozco qué dicen los cánones de cómo se ha de escribir un buen final os diré dos cosas más: