‘Summer of 84’, yo también fui a EGB

‘Summer of 84’, yo también fui a EGB

septiembre 21, 2018 0 Por wpadmin

Antes de empezar a divagar por la peligrosa nostalgia quiero remarcar que Summer of 84 es una buena película de misterio, aunque las expectativas eran más altas, ya que la dirección está el triplete creador de turbo Kid (2015, Anouk Whissell, François Simard, Yoann-Karl Whissell), Por eso esperaba más mala leche. Los protagonistas son la típica grupos de amigos durante el verano se aburren y encuentran las distracciones en los elementos habituales entre los chicos de 15 años de la década de los ochenta: revistas con mujeres desnudas, soñar que la niña bonita del barrio te hace caso, probar el alcohol a escondidas, tener una barraca o lugar de encuentro secreto y hacer volar la imaginación. Normalmente es una época en que se leen cómics, se flirtea con el terror y se tienen ganas de vivir una aventura realmente especial. Uno de los cuatro amigos se cree que el asesino en serie que ha secuestrado una docena de niños por las contrade, es su vecino, un oficial de policía. A partir de aquí comienza la investigación para desenmascarar, o no, al asesino. La trama está bien elaborada y no presenta ninguna sorpresa hasta la recta final. Quizás me esperaba algún cambio de guión o algo más original a medias, pero Summer of 84 es un producto pensado para hacer un homenaje a toda la nostalgia de principios de los ochenta y, por tanto, dan más importancia al postureig vintage que en la historia misma.

Summer of 84 comienza con la frase «Los asesinos también son vecinos de alguien» y en el caso que nos ocupa el posible asesino y vecino está muy bien interpretado por Rich Sommer, que recordamos por Harry Crane de Mad Men. La película tiene muchas semejanzas argumentales con el filme de 1986 Stand by me (Rob Reiner), Basada en una novela de Stephen King. Sobre todo por la descripción de los cuatro amigos, con sus particulares problemas familiares, con unas personalidades muy diferentes y porque la fuerza de la amistad es lo que les permite salir adelante.

Los que estamos entre los 40 y 50 años, podemos elegir entre disfrutar de la historia -en la que os diré que falta un poco de Gore o estar pendiente de qué cosas forman parte de nuestra propia vida adolescente. Salen tantos referentes que daría para hacer una sección como la de Jordi Taulats hablando de Castle Rock. Es como la versión cinematográfica del libro, y juego de mesa Yo fui a la EGB, En cuanto a los recuerdos que despertará a los contemporáneos. Sólo haré unas cuantas referencias para que veáis cómo va la cosa. La música del filme está hecha con el estilo de los sintetizadores de la época, incluso en una fiesta hay un trío que destroza los teclados como los hermanos Cano, y en una de las escenas finales sentimos una pieza musical que podía haber compuesto el mismo John Carpenter. En los diálogos podemos ir rescatando mitos de la época como Steven Spielberg (La bajada de este director es posterior al año 84) o la serie televisiva Magnum P.I. Os dejo las otras para que las vaya descubriendo cuando ve el film, ya que aparecen juegos, vestuario, pósters, música, bicicletas y muchas otras cosas que te transportarán al pasado.