‘Superlópez’, héroe en la mediocre España

‘Superlópez’, héroe en la mediocre España

diciembre 2, 2018 0 Por wpadmin

España es mediocre. Es un país donde para hacer algo en la vida tienes que ser discreto, no destacar, intentar hacer lo que hacen los demás, es decir, hacer ver que trabajas, pasar desapercibido, limitarte a seguir la veta a los demás, hacer el balón y no buscar problemas. Si sigues estos consejos seguro que llegarás lejos en España, que no es que quiera decir mucho, pero te garantizará vivir tranquilo y que te dejen en paz. Si destacas o quieres hacer algún cambio para mejorar la sociedad te encontrarás con la envidia de tus vecinos, que te maltratarán y sólo tendrán un objetivo en su patética vida: que seas un fracasado como ellos. En un país tan desastroso, como puede ser que haya un superhéroe? Imposible. Este es el mensaje esencial que se desprende de la adaptación cinematográfica de Superlópez, Uno de los cómicos más recordados, creado en la década de los setenta por JAN (Juan López Fernández). Aunque el escritor reconoce que la película no tiene nada que ver con sus cómics, que es una adaptación libre de los guionistas y el director, le han respetado algo. Ahora hablamos.

Superlópez nació en papel como una versión hispana del Superman anglosajón. Se parece en muchos aspectos, sobre todo en las historias iniciales, que han servido de base para la película. Más adelante las historietas dejan de lado el referente americano para centrarse en otros aspectos más nostrats, como las diferencias sociales o los problemas de las ciudades tipo Barcelona, ​​escenario central de las aventuras. Siento que los creadores del film (Borja Cobeaga y Diego San José el guión, Javier Ruiz Caldera la dirección) sólo se hayan centrado en la historia calcada de Superman, Su origen, la llegada al planeta Tierra, el aprendizaje para ser superhéroe y las relaciones con sus amigos y familiares. Lo siento porque podrían haber escogido empezar por alguna de las historias posteriores, con un Superlópez ya en activo buscando su lugar en la sociedad y defendiendo los valores universales, mientras tropezando y se envuelve por todas partes. De este modo la trama no habría sido tan aburrida, ya que sabes perfectamente lo que pasará porque ya lo has visto en el filme de Richard Donner. Esta falta de imaginación queda bien demostrada durante todo el metraje; es un filme tan irregular que puedes pasar un rato (corta) bien entretenida y divertida, y de repente devuelves a la realidad tediosa de un personaje que no saben hacer funcionar. Aunque vayan regalando algunas imágenes a los fans del cómic, ninguno de ellos estará contento del resultado final, porque con cuatro detalles no es suficiente para crear una película potable.

Realmente en España no han aprendido a hacer versiones del universo del cómic local. con Mortadelo y Filemón aprobaron de manera justita, pero lo han pifia con Zipi y Zape y, sobre todo, con Anacleto. Precisamente, este último, dirigido por el mismo Javier Ruiz Caldera. Por favor, no le pida otra adaptación, porque con estas dos ya ha demostrado que no es algo para él. Vale más que llamen al gran David Callahan Ruiz, que con los cortometrajes sobre Batman ha demostrado más solvencia.

Los espectadores que estimen España, que la consideren su patria, no quedarán muy contentos por las reflexiones del film, ya que van repartiendo a troche y en derecho el mensaje del inicio del post. Tampoco quedarán contentos los que consideren que Cataluña no es España, ya que toda la acción ocurre en la Ciudad Condal y constantemente hacen referencia a que están en España. Hablo de política y de identidad por una sola razón que puede mermar la afluencia de público en España del film: en JAN ha mostrado a favor de la independencia de Cataluña y de la libertad de los presos políticos. Incluso dibujó un Superlópez yendo a votar SÍ en el referéndum de autodeterminación del 1 de octubre del 2017.