Terminator dijo que "volvería", lo ha vuelto a hacer y no era necesario

Terminator dijo que "volvería", lo ha vuelto a hacer y no era necesario

noviembre 24, 2019 0 Por wpadmin

Dijo que «volvería» y lo hizo. Al poco de decirlo y, entonces, hicimos temblar de emoción. Porque siempre recordaremos aquella escena, mítica, en la que Arnold Schwarzenegger, Encarnando una máquina pesada de matar venida del futuro programada para remediar lo que los robots no supieron hacer bien, eliminar la madre del futuro líder de la rebelión (Sarah Connor), vuelve a la comisaría para abatir su objetivo.

Lo volvería a hacer. «Volver». Y lo haría con una segunda secuela tanto o más buena, al menos con una envoltura formal que denotaban un mayor presupuesto y que permitirían a su autor, James Cameron, entre otras aportaciones, generar algunos de los efectos visuales que más han marcado la historia del cine. En esta ocasión, cambiando completamente el personaje para convertirlo en un héroe de la ficción. el cyborg T-800 ahora para siempre al servicio del bien contra el mal.

Nos referimos como bien sabéis a Terminator, Una saga que la implacable industria hollywoodiense ha querido expresar hasta dejarla sin jugo. Porque desde aquel 1984 en que irrumpió en la pantalla para marcar un punto de inflexión en el mundo de las películas de ciencia ficción, ya van seis de retornos. El último, para continuar explotando los viajes a través del tiempo para detener la futura resistencia postnuclear es Terminator Dark fate, un blockbuster producido por James Cameron descaradamente para financiarse la saga caca-pedo-pis avatar.

Un regreso ahorrable y mira que tenía alicientes!

Para empezar, el retorno de Sarah Connor, interpretado por una carismática Linda Hamilton a sus 63 años aún con fuerzas para aplacar las fuerzas enemigas. También, el retorno aún más esperado deArnold Schwarzenegger, el que con su sola y potente presencia, aunque llena la pantalla, aunque sea (penosamente) sin disfrutar de un guión a la altura. Un pecado a estas alturas y que ya sigue siendo el pan de cada día en el caso del pobre Arnie, que no se merece esta jubilación indigna de Hollywood.

Porque, amigos y amigas, bastardos y bastardas, lo que ya pronosticábamos la mayoría se cumple: Terminator dark fate no está a la altura, ni mucho menos, de la amada saga Terminator, Por mucha continuidad se le ha querido dar a la segunda (y magistral) entrega (pasando completamente de las otras secuelas). Se repiten esquemas y errores, el peor de ellos: el malvado de la función, un cyborg que tiene todas las aptitudes de los anteriores y que se presenta imposible de vencer por su capacidad multiplicadora de regenerarse. Así, invencible (a priori), todo lo que suceda se presenta pura parafernalia. Es decir: aburrimiento. Lo que nos queda es una película de de acción y persecuciones, funcional y tan entretenida como olvidable al instante.

Están convirtiendo sin proponérselo Terminator en otra Dragon Ball Z …, GT o la letra final que sea necesario, que ya hace tiempo que me perdí.

Por todo ello: no es necesario que «vuelva» más.