‘The Deuce’, de NYC a LA

‘The Deuce’, de NYC a LA

diciembre 27, 2018 0 Por wpadmin

Acabo de ir a laIMDB y poner un 10 al emotivo último capítulo de la segunda temporada de The Deuce. Y lo siento deciros que no salen zombis. Y que los superhéroes son gente normal. Sin embargo, hay buenos y malos, policías y ladrones, traiciones, gente honrada y corruptos, asesinados a sangre fría y crímenes de todo tipo. Es la realidad que explica la última obra maestra y de David Simon y George Pelecanos.

Ambientada en Nueva York en los años 1970 ‘s durante la génesis de la industria pornográfica, The Deuce es un paso más tras la icónica The Wire.

La segunda temporada ya está en la altura de The Wire, Pero el último capítulo tiene el ritmo y la densidad de los grandes finales de temporada de The Wire, Especialmente del último que la quinta, que cierra la serie. Cuánta emoción y cuántas cosas que cuenta con una hora!

David Simon, como lo hizo Charles Dickens el XIX, relata los cambios sociales, urbanísticos y económicos, en su caso de la ciudad de Nueva York. El paso de los negocios primitivos de la prostitución y los macarras de los bajos fondos, hasta la industria del porno.

Explica que un macarrón no es nada al lado de un mafioso y que un mafioso no es nada al lado del urbanismo y de la política, en la que probablemente también interviene a otra escala. De como el mafioso se convierte en un inversor, para conseguir, tener y manipular el poder real.

Explica el cambio del Winston al Marlboro.

Explica en nacimiento del punk.

Te hace ver que los desgraciados se chutan heroína cortada y que la gente de pasta se carda hasta el culo de cocaína.

Emerge el puritanismo fundacionales de los USA.

Aflora la corrupción, a todos niveles, a la policía, a la sociedad y en la política.

vemos nacer el Village.

vemos morir The Deuce.

Vemos que NYC es una ciudad trepidante, pero oscura, y que vale la pena viajar hasta la luminosa LA.

Simon y Pelecanos muestran y demuestran que el Nueva York que tenemos idealizado se ha construido a base de sangre, sudor, mamadas, rasgos y el sacrificio de los más desgraciados, porque no han sabido adaptarse a los cambios. Hay supervivientes, pero por el camino se quedan personas muy luchadoras y sufridoras y gente muy matona, cruel y malvada.

DesdeScorsese nadie contaba tan bien los cambios de Nueva York. Quizás mejor y todo. La banda sonora es excelsa; la ambientación, brillante; el vestuario, clavado, y las interpretaciones magistrales por verosímiles.