‘The Haunting of Hill House’: secretos de familia

‘The Haunting of Hill House’: secretos de familia

diciembre 8, 2018 0 Por wpadmin

No pasa cada día que Stephen King mira una serie de terror -yo de él estaría hasta el capdamunt- y la recomiende a través de Twitter. pero The Haunting of Hill House es realmente uno de los fenómenos televisivos del año? Una experiencia terrorífica?

Es una verdad absoluta que todos los tópicos de las casas encantadas o de la literatura y el cine de fantasmas son reciclados para la generación Netflix, Pero a la larga lo que gana la partida es un drama familiar de dimensiones apocalípticas, porque la disfuncionalidad de la familia que un día ocupó aquella casa es trágica y muy alejada de la novela original de Shirley Jackson y no digamos de la película de Robert Wise. En cierto sentido, el ritmo, el pulso narrativo y el control de las emociones, de los personajes y del espectador me recuerdan Hereditary, La pequeña obra maestra deario Aster.

Las relaciones familiares y los malditos secretos más íntimos del pasado es lo que separa, por ejemplo, el guión y la puesta en escena de Mike Flanagan de cualquier temporada deAmerican Horror Story, Trabajo de consumo rápido. Por ello, hay que advertir al espectador que en el momento que se adentre, si se atreve, en la mansión de los Crain, no espere sustos baratos sino apariciones científicamente calculadas para causar un malestar creciente. Personalmente debería quemada sólo entrar. Las estatuas en los pasillos, que me recordaron las de la mítica Phantasm (1979, Don Coscarelli), Me sacaron de quicio, pero las grandes estrellas de la función son los hermanos Luke y Nell.

Son ellos los grandes damnificados de la lamentable decisión de sus padres de trasladarse a la maldita casa y los protagonistas de los memorables y tétricos cuarto y quinto episodios, este último el famoso The Bent-Neck Lady, Probablemente el mejor de cualquier serie que se haya hecho este año y que me obligó, sí, a dormir con la puerta abierta y el pasillo bien iluminado.

Cualquier cosa que hiciera Flanagan a partir de entonces no podía estar a la altura. La serie, para bien o para mal, se aleja del horror puro y se adentra en la oscuridad que ha perseguido aquellos niños atormentados por visiones espectrales, ya adultos, y su padre desde que huyeron (físicamente pero no mentalmente ) de aquella casa, inspirada en varios casos reales. Eso sí que da miedo. Los secretos, uno por uno, se van revelando en medio de tormentas interminables, enterramientos trágicos, hoteles sórdidos y peleas constantes hasta que, claro, todos vuelven a la mansión, un ser con vida propia que no descansará hasta que …