‘The Mandaloriana’. La galaxia crece bien porque "Este es el camino"

‘The Mandaloriana’. La galaxia crece bien porque "Este es el camino"

enero 20, 2020 0 Por wpadmin

Os habla Bob Merrick

The Mandaloriana (Jan Favreau-David Filoni, 2.019) ratificó con la conclusión de la primera temporada -de ocho capítulos-, que si las cosas se hacen bien desde el principio, con inventiva, contando con un buen guión y se trabaja desde la calidad y la coherencia, el producto final debe ser de primer orden. Después ya es cosa de gustos, pero el resultado es bueno. Por ello, el trabajo que han hecho Jan Favreau y David Filoni -este último responsable de The Clon Wars y rebeldes-, es un ejemplo de esta máxima. Hay que destacar The Mandaloriana porque es el ejemplo que la tercera trilogía, la que cierra la saga de los Skywalker-Palpanine, la vemos claramente como irregular, sin mensaje -salvo en el octavo episodio; sí aquel que gusta o s’odia-. Y es que las comparaciones a veces duelen y mucho. Debe quedar claro, sin embargo, que decepciones aparte, Star Wars no deja de ser un espectáculo de primer nivel y estos últimos tres películas evidentemente lo son. pero The Mandaloriana nos demuestra de manera lapidaria que las cosas se podían haber hecho mucho mejor. Seguramente por eso pensamos que esta serie de televisión estrenada en la plataforma Disney puede ser la clave para enfocar, esta vez bien, esta franquicia que es un icono mundial.

Disney, Propietaria de Lucasfilm -ya saben, Dios (George Lucas) Se vendió todo su universo-, se ha arriesgado muy poco con los tres últimos episodios que cierran esta tetralogía. De hecho, al encontrarse propietaria de todo el imperio Lucas, Disney no ha sabido realmente por donde coger Star Wars. Debemos destacar que este gigante del ocio que es Disney está vinculada con la franquicia de Lucas a través de sus parques temáticos desde hace muchos años, donde ha explotado espectáculos basados ​​con Indiana Jones o la misma Star Wars. Pero Disney no ha sabido mirar más allá de ganar los máximos de dinero posible. No ha arriesgado nada y, en la práctica, lo ha estropeado todo. De hecho, nunca sabremos qué podía haber dado de sí con todo su potencial el cierre de esta saga que se inició, y de manera visionaria, en 1977.

Pero, con The Mandaloriana se ve que Disney ha dejado más margen creador; seguramente porque, aunque cara, era una producción para televisión. Jan Favreau y David Filoni lo han aprovechado. La prueba es que estamos ante una serie con el alma de Star Wars, Que contiene apasionantes momentos que harán brillar los ojos de los fans de toda la vida, pero sin caer nunca con el hacen service; todo lo contrario estos momentos están totalmente integrado y con coherencia en el argumento. Además, y también es necesario destacarlo, toda la serie toma como modelo el western, pero haciendo una apuesta por ofrecer un producto actual; es decir, pensando en los espectadores de hoy y no sólo para contentar fans nostálgicos, la mayoría talibanes, todo hay que decirlo. Así, como ya hemos dicho, los homenajes están absolutamente integrados. Presenta personajes que ya son iconos; aparte de Mando, existe el gran acierto del personaje sin nombre conocido como Baby Yoda, clave en la evolución del arco argumental principal de The Mandaloriana. Ésta, de hecho, no deja de ser la historia de dos huérfanos. En los últimos episodios veremos lo que presumiblemente será el gran malo, Moff Gideon, interpretado por Giancarlo Esposito.

El acierto de la serie es que todos los personajes están realmente bien trabajados, incluso los secundarios. Debemos destacar la interpretación de Pedro Pascal, Como Mando, enfundado siempre con su caso, este actor sabe dotar de sentimiento y humor con un papel que no se veía desde Darth Vader -dejando fuera en Boba Feett, que ha sido siempre secundario-. El robot asesino-cuidador IG-11, con la voz de Rio Hadkford, Se convierte un personaje clave en el desarrollo de la trama; la actriz Gina Carano, Como el ex soldado Cara Dune, leal hasta el final y dos grandísimos veteranos, Nick Nolte, Como el entrañable Kuiil y, finalmente, el retorno por la puerta grande de un magnífico Carl Weathers, Como Greef Karger, el jefe de los cazarrecompensas. Ha sido maravilloso recuperar el Apollo Creed (Rocky II, III y IV), Con personaje que esperamos que vuelva. Por cierto, no se pierdan el cameo de en Jan Favreau como el Mandalore Paz Vizlant.

La historia de The Mandaloriana se va desplegando capítulo tras capítulo con total coherencia, sentido de la acción y el espectáculo, sin insultar ningún personaje, todo lo contrario, acariciando a todos. En este sentido no se puede perder el largo diálogo entre dos soldados imperiales, sencillamente delicioso. Para redondearlo, la producción ha cuidado el tratamiento visual, que es extraordinario -seguramente por eso cada episodio cuesta unos 15 millones de dólares-. Recordemos que la acción nos sitúa unos cinco años después de la caída del imperio. Por lo tanto, se recupera aquel universo gastado y sucio de la trilogía central. Pero, y también es relevante, devuelve el mensaje que siempre había en las películas que dirigió o producir George Lucas, En esta ocasión es el honor, la lealtad y la amistad. En resumen: «Este es el camino».

Os ha hablado Bob Merrick, un bastardo renegado.